Cuidado de tus Joyas

Las joyas pueden estar fabricadas en diferentes metales. Los más comunes son el oro de 18 kilates amarillo, blanco o rosa. Sea cual sea su composición, si las cuidas adecuadamente conservarán su aspecto y podrás disfrutarlas toda la vida.

 

General

Las joyas son piezas delicadas, por lo que debemos tratarlas con el máximo cuidado. Cuando las lleves puestas, ten cuidado de no golpearlas. Cuida también de no rozarlas con otros metales, por ejemplo las llaves, pues podrían producirse arañazos. Te recomendamos comprobar con frecuencia que los cierres estén en buen estado, así como el engaste de las piedras, para evitar que se caigan y se pierdan.

 

Almacenamiento

Después de su uso guárdalas en un lugar adecuado como un joyero o su estuche original. El roce entre piezas de joyería también puede dañarlas, así que es mejor guardarlas por separado, especialmente estando de viaje.

 

Humedad

Todos los metales reaccionan ante la humedad. Evita la oxidación de tus joyas protegiéndolas de ambientes húmedos. Intenta no mojarlas ni llevarlas en situaciones que implican humedad como el gimnasio, la piscina, la playa o los baños. Cuanto menos se moje una joya, más tiempo conservará su brillo y el aspecto del primer día.

 

Limpieza

Para limpiar tus joyas utiliza un paño de algodón o una gamuza especial para este uso. Ocasionalmente puedes limpiar las piezas con agua tibia y un jabón con PH neutro, enjuagándolas y secándolas inmediatamente con un paño de algodón o gamuza. En el caso de piezas más antiguas, es recomendable realizar una limpieza profesional en profundidad. Para ello acude a un joyero profesional o contacta con nosotros en info@hachevarela.com y te indicaremos cómo hacernos llegar tus joyas.

 

Productos Químicos

Evita el contacto de tus joyas con productos químicos, abrasivos, cosméticos, y perfumes, ya que pueden alterar su color. Hay que tener un cuidado especial con el mercurio (contenido en termómetros, algunos relojes de automatismo, etc). Este metal líquido en contacto con el oro, se introduce dentro del mismo haciendo que tome un color plateado mate y sucio. Puede dejar el oro totalmente poroso, llegando incluso a partirse y destrozar la joya.

 

Las joyas que contengan piedras preciosas o perlas deben recibir un cuidado extra debido a su delicadeza. Ante cualquier duda sobre si una situación o producto puede dañar tus joyas, te recomendamos que no expongas las piezas.

Si tienes alguna duda sobre cómo cuidar tus joyas HACHE VARELA, puedes contactar con nosotros en info@hachevarela.com y te indicaremos cómo hacerlo.